Buscar
Estás en Padre de mascota
Buscar

¿Cuáles son los síntomas de un hígado inflamado en los perros?

COMPARTIR |

¿Alguna vez te has preguntado qué función cumple el hígado dentro del cuerpo de tu peludo y por qué es tan relevante una enfermedad hepática en mascotas? Bien, este órgano es uno de los grandes depuradores del organismo, librando de toxinas la sangre.

Cuando aparecen enfermedades hepáticas en perros o gatos, esos problemas pueden ser ocasionados por el órgano mismo o por otros inconvenientes de salud.

Un daño hepático inmediatamente repercute en el metabolismo del animal y en la forma en la cual asimila ciertos nutrientes (como hidratos de carbono, proteínas y grasas). También interviene en la digestión y en la coagulación de la sangre.

El hígado posee una gran capacidad de resistencia y esto puede ser una ventaja, como significar un grave problema, porque cuando los síntomas comienzan a manifestarse, es porque la enfermedad se encuentra muy avanzada y hay que actuar cuanto antes, siguiendo las recomendaciones de tu veterinario, quien entre otras cosas podría recetar el uso de un protector hepático como Proteliv.

Los daños hepáticos no se reflejan únicamente en este órgano. Ellos pueden alterar el sistema renal, el sistema digestivo, así como el sistema nervioso de tu mascota. Aquí aprenderás a identificar los síntomas de las enfermedades asociadas al hígado, cómo se clasifica, de qué modo tratarlas y qué puedes hacer para prevenirlas.

¿Cómo saber si mi mascota está enferma del hígado?

Como mencionamos anteriormente, el hígado en perros o gatos posee una enorme reserva funcional. Por si fuese poco, también tiene la capacidad de regenerarse luego de sufrir una lesión, pero no debemos confiarnos.

Los especialistas de Gabrica aseguran que un hígado solo muestra síntomas de enfermedad una vez que ha perdido el 70% u 80% de su capacidad funcional, dejándonos un margen mínimo para actuar.

No es sencillo identificar a un perro enfermo del hígado o a un gato enfermo del hígado a simple vista. Algunos veterinarios aseguran que los síntomas son bastante confusos, por lo que podrías comenzar a notar en tu peludo indicios como estos:

  • Letargo, agotamiento o apatía.
  • Pérdida de apetito.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Poliuria o polidipsia que tiende a ser intermitente.
  • La ictericia aparece en los casos de mayos gravedad.
  • Acumulación de líquido en el abdomen, conocida como ascitis (también denota gravedad).
  • Anomalías neurológicas asociadas a la encefalopatía hepática (al igual que los dos síntomas antes mencionados, denota un cuadro muy avanzado de la enfermedad).

Sin embargo, como puedes apreciar, algunos de estos síntomas (salvo los más graves) también los puedes encontrar en mascotas que presentan algún cuadro viral u otras irregularidades. Así que no son concluyentes. Solo un veterinario podrá diagnosticar la enfermedad tras hacer varios estudios clínicos.

(Lee también: Mi gato tiene diarrea ¿qué puedo hacer?)

¿Qué síntomas produce la enfermedad hepática en mascotas?

No es sencillo identificar un problema hepático en tu perro o gato, porque en general podrías vincular el problema a otras enfermedades que no se relacionan directamente con el hígado. Vale la pena estar siempre muy atento y acudir al veterinario si ves alguno de estos síntomas:

  • Inapetencia.
  • La mascota baja rápido de peso. Anorexia.
  • La mascota consume grandes cantidades de agua.
  • Se tambalea o pierde el equilibrio al andar.
  • Aumento considerable en las cantidades de orina, así como las veces que micciona.
  • Confusión o desorientación momentánea.
  • Hay una debilidad visible.
  • Verás sangre en la orina o en las heces.
  • La mascota podría convulsionar.

¿Qué ocasiona las enfermedades del hígado en perros y gatos?

Existen diversos motivos que ocasionan la aparición de un daño hepático tanto en tu perro como en tu gato. La causa más común va asociada a la edad. Las mascotas mayores son más propensas a presentar este tipo de problemas.

En ciertas razas de perro, el problema también podría estar asociado a una condición genética. Precisamente por eso tendremos que castas como el Labrador Retriever, Golden Retriever, Dálmata, Cocker Spaniel o Yorkshire son más propensas a presentar problemas hepatobiliares.

Otra causa de enfermedades hepáticas en perros o gatos son las infecciones, traumatismos, aparición de otras enfermedades y el consumo de ciertas sustancias o medicamentos que pueden deteriorar la salud del hígado de tu mascota.

Podemos ofrecerte una lista bastante detallada de las sustancias, alimentos y enfermedades que pueden traer trastornos en el hígado de tu peludo:

  • Chocolates, especialmente en gatos, son altamente tóxicos.
  • Alimentos o suplementos muy grasos.
  • Algunas hierbas y plantas. 
  • Ciertas intoxicaciones por el consumo de algunas sustancias o alimentos.
  • Diabetes.
  • Pancreatitis u otros problemas con el páncreas.
  • La enfermedad del gusano del corazón que no ha sido debidamente tratada.
  • Ciertas enfermedades infecciosas, como leptospirosis.

¿Cuáles son las enfermedades hepáticas más comunes?

Como hemos señalado anteriormente, detectar una enfermedad hepática en una fase temprana, no es muy común, a menos que haya presencia de un síntoma contundente, como la ictericia, por ejemplo.

Una vez el veterinario hace el diagnóstico del trastorno hepático, es bastante probable que tengamos a una mascota con una condición muy especial en casa, a la cual no solo deberemos tratar con los medicamentos prescritos, como Proteliv, un eficaz protector hepático para perros o gatos, también con una dieta especial.

Estas son algunas de las enfermedades hepáticas que tu perro o gato podrían presentar:

  • Hepatitis primaria, que se caracteriza por ser aguda o crónica.
  • Abscesos hepáticos en perros.
  • Lipidosis hepática en gatos.
  • Cirrosis.
  • Hepatopatía esteroidea.
  • Enfermedades sistémicas.
  • Enfermedades por acumulación de cobre.

¿Qué pasa si mi mascota se enferma del hígado?

Si tienes en casa a un perro o gato con un trastorno hepático, debes cuidarlo con mucho amor, no solo recurriendo al uso de los medicamentos prescriptos por tu veterinario, como Proteliv, también velando por su alimentación, pues como hemos dicho en varias ocasiones, las mascotas con enfermedades del hígado pierden el apetito.

Además de las medicinas recomendadas, es importante que escojas para él una dieta de gran calidad, formulada debidamente para perros o gatos con esta condición.

Esto no solo garantizará que tu peludo está comiendo los nutrientes necesarios para dar un aporte a su salud durante su condición, también suelen ser suplementos con buen sabor y gran aroma que promueven el apetito.

Proteliv

Además de hacer los cambios recomendados en la alimentación, tu veterinario podría recomendar el uso de Proteliv, un hepatoprotector especialmente formulado para el tratamiento de las enfermedades hepáticas agudas o crónicas.

Así mismo puede ser de gran ayuda en caso de hígado graso, triaditis felina, fibrosis o cirrosis. Es un gran aliado para ayudar a animales con prevalencia al daño hepático, así como con mascotas que presentan enfermedades metabólicas.

Recuerda que no debes suministrar ningún medicamento a tu perro sin la debida autorización de un veterinario. Solo tu especialista podrá decirte qué medidas tomar en caso de un paciente hepático y la dosis aconsejada.

¿Cómo prevenir las enfermedades hepáticas en perros o gatos?

En todo momento los especialistas de Gabrica promovemos en los padres de mascota la medicina preventiva. ¡Cuántos inconvenientes te puedes ahorrar actuando a tiempo!

Lo primero que debes hacer, tratándose de cuidar la salud del hígado de tu perro o gato, es prestar atención a la dieta que le suministras. Intenta no proporcionarle alimentos ricos en grasas y escoge muy bien el suplemento con el cual lo nutrirás en cada etapa de su vida.

Tomando en consideración que las enfermedades hepáticas son muy difíciles de detectar al principio, una visita anual al veterinario, es la solución perfecta para detectar el problema a tiempo. Justo con el refuerzo anual de sus vacunas, pídele a tu médico de confianza que haga los estudios pertinentes. De ese modo tendrás a un peludo feliz y saludable.

(Lee también: Conozca cómo prevenir las enfermedades transmisibles por los perros)


Referencias biobliográficas:

José Enrique Zaldívar (S/F). Enfermedades hepáticas en nuestros perros. El mundo del perro. Recuperado de: https://www.elmundodelperro.net/noticia/3296/blog-de-veterinaria/enfermedades-hepaticas-en-nuestros-perros.html

José Enrique Zaldívar (S/F). Enfermedades Hepáticas. El mundo del perro. Recuperado de: https://www.elmundodelperro.net/noticia/1020/blog-de-veterinaria/enfermedades-hepaticas.html

Javier López Villajos (2018). La insuficiencia hepática altera el proceso metabólico de los perros. Animal’s Health. Recuperado de: https://www.animalshealth.es/mascotas/la-insuficiencia-hepatica-altera-el-proceso-metabolico-de-los-perros

Parrogato (2015). INSUFICIENCIA HEPATICA – ALIMENTACION EN PERROS Y GATOS. Perrogato. Recuperado de: https://www.perrogato.net/blog/p-insuficiencia-hepatica-alimentacion-en-perros-y-gatos

Basic Farm (2021). ¿Cuáles son los síntomas y cómo afectan las enfermedades hepáticas en los perros? Basic Farm. Recuperado de: https://basicfarm.com/blog/como-afectan-enfermedades-hepaticas-perros/

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?

Up