Estás en Padre de mascota

¿Cuál es la historia de la que todo el mundo habla sobre el perro Matapacos?

COMPARTIR |

El estallido social que se vive en Chile desde el pasado 18 de octubre tomó por sorpresa a muchos. Propiciado por el alza injustificada de los precios en el servicio de transporte público, lo que une al movimiento en las calles no es una figura o tribuna política. Es un perro: El Negro Matapacos.

Es común ver la imagen de este perro, sin raza pero con mucha historia, en poleras, pañuelos, llaveros, murales, historietas y carteles. Incluso tuvo su propia estatua monumental en la Plaza a la Aviación. Vandalizada en un par de ocasiones y hoy día desaparecida.

¿Acaso el Negro Matapacos combatió en las protestas del 2019? ¿Cómo este fiero perro que demostraba su descontento hacia Carabineros se hizo popular? Te sorprenderá saber de dónde proviene este quiltro leal y valeroso.

(También te puede interesar: ¡Conoce los 6 perros chilenos superhéroes!)

 

La historia del Negro Matapacos

Lo primero que debes saber es que el Matapacos no pertenece a esta generación de manifestantes. El Negro, como se le conocía originalmente, cobró protagonismo durante las protestas estudiantiles del año 2011.

En aquél momento, los jóvenes salieron a las calles con furia. Alzaron su voz en contra de las condiciones de la educación universitaria en Chile. Exigían gratuidad y calidad académica. Entre los manifestantes, combatiendo en las primeras filas, figuraba un luchador que pronto se ganó el corazón de muchos universitarios. Un perro, aparentemente vagabundo.

El quiltro, al que se le veía con un pañuelo rojo, azul o blanco, atado a su cuello, combatía con valor a los miembros de Carabineros. Llegó a resistir las embestidas del guanaco. Incluso las bombas lacrimógenas, que las autoridades lanzaban para disipar a la multitud.

Sin embargo, el Negro Matapacos tenía un hogar. Desde el año 2009, María Campos estuvo al cuidado de este perro, tan amado entre los protestantes. Ella vivía cerca de la Universidad de Santiago (Usach). No solo lo cuidaba y lo alimentaba. También ataba a su cuello sus icónicos pañuelos con los colores de la chilenidad.

Con cada nueva protesta, María encomendaba a su Negro, que solo en dos ocasiones resultó lastimado. La primera vez fue a causa de una pelea con otro perro, en los alrededores de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM).

La segunda, fue arrollado por un vehículo policial. Los protestantes de inmediato trasladaron al Negro Matapacos a la Universidad Alberto Hurtado. Allí recibió atención veterinaria y fue puesto fuera de peligro.

¿Qué ocurrió con el Matapacos?

Por fortuna, el Negro Matapacos no murió en combate. De hecho, María Campos cuenta que su mascota vivió hasta el año 2017, dejando una numerosa descendencia.  El perro murió por causas naturales y se convirtió en una verdadera leyenda en Chile.

Algunos llegaron a compararlo con el perro griego que se hizo famoso durante las protestas de la nación europea, entre el 2010 y el 2012. Por eso a veces lo llamaban el Loukanikos chileno. Leal e inteligente, demostraba afecto a los jóvenes estudiantes, mientras atacaba con fiereza a los uniformados.

Al Negro Matapacos se le vio combatir en numerosas protestas de diversas universidades de Santiago de Chile. Por eso se pensaba, originalmente, que se trataba de un vagabundo. Algunas personas llegaron a creer que eran los estudiantes los que le colocaban su icónico pañuelo. No imaginaban que María, su dueña, era la que lo preparaba para la acción.

Lo que terminó de consolidar la fama de este quiltro, que por su valor, procedencia y características se identificó de inmediato con las clases oprimidas chilenas, fue su documental.

El trabajo fílmico sobre el Negro Matapacos fue elaborado por Víctor Ramírez, Carolina García, Nayareth Nain, Francisco Millán y Sergio Medel. Todos integrantes de EnMarcha Films. Las imágenes en las que podemos ver al perro en acción fueron reconocidas con el premio al Mejor Documental dentro del Festival Santo Tomás de Viña del Mar.

El audiovisual se estrenó en diciembre del 2013, convirtiendo al perro de María Campos en una especie de héroe nacional.

Negro Matapacos y las protestas de 2019

Los que no conocen la historia, no dejan de preguntarse de dónde surgió ese perro negro, delgado, de mirada inquieta, que protagoniza numerosos murales y carteles. El perro Matapacos no corresponde a las protestas del 2019, pero sí es un símbolo poderoso de la rebelión.

Sorprendentemente, las más recientes acciones de calle que caracterizan a Santiago y a otras ciudades de Chile, ocurren sin una tolda política que las secunde. Todo se resume a la pasión, la indignación y el clamor del pueblo, ¿y qué mejor que un quiltro leal para unificar este sentimiento?

La fuerza de la figura del Negro Matapacos quedó en evidencia cuando, sumado a los carteles, llaveros, poleras e historietas inspirados por la mascota, decidieron hacer una escultura monumental honrándolo.

La pieza fue elaborada con una estructura de fierro. Fue cubierta con material de reciclaje proveniente de las protestas, así como láminas de metal. El pañuelo rojo que decoraba su cuello, fue bordado por un grupo de protestantes.

La escultura al Negro Matapacos fue colocada en la Plaza a la Aviación, Providencia, pero no escapó al vandalismo. La primera intervención consistió en pintar la pieza enteramente de verde, el color que distingue a Carabineros de Chile.

Esto desató la indignación de los simpatizantes del Matapacos, pero las agresiones contra la estatua no acabarían allí. Posteriormente sería quemada. Solo persiste la estructura de fierro, en la cual se han colocado plantas y flores, para completar la forma del perro.

La imagen del Matapacos ha traspasado las fronteras. Durante las protestas de finales del 2019, esculturas de otros perros excepcionales, como Hachikō en Tokio, Japón; o Balto en Nueva York, Estados Unidos, han sido intervenidas con pañuelos rojos atados en su cuello.

Pepe, el Matapacos de Concepción

Durante el estallido social del 2019, emergió una nueva figura: se trata de Pepe, un perro al que llaman el Matapacos de Concepción. Al igual que el Negro, este perro llegó un día a la casa de Andrea Retamal, quien lo alimenta y lo cuida.

Es un animal inofensivo, que vaga por las calles y se mezcla con la gente en las protestas. Aún así, el perrito fue agredido por un civil, quien le propinó una profunda puñalada en el lomo. Por suerte y gracias a la intervención de la Brigada Primera Línea, Pepe está ahora fuera de peligro.

Ahora ya sabes quiénes son los héroes de cuatro patas que encabezan las protestas populares en Chile. La próxima vez que veas la estatua del Negro Matapacos, estarás frente a una mascota que protagonizó una historia verdaderamente excepcional.

 

(También te pude interesar: 5 increíbles transformaciones en caninos).

 

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?